Un hombre pasó 21 años preso por por un crimen que no había cometido y la persona estaba «viva»

Manuel fue detenido en el año 2000, en México, acusado de homicidio. Lo condenaron a 40 años de prisión, aunque no hubo pruebas ni testigos y el cadáver era diferente al de la supuesta víctima.

«Se comprobó que la persona que supuestamente mató mi esposo sigue con vida. Lo acusan de algo que no tiene sentido», denunciaba Itzel del Carmen.

Años después se pudo comprobar que la «víctima» no solo estaba con vida sino que se dejaba ver en fiestas patronales y en la millonaria casa que sus padres compraron tras cobrar el seguro por su «muerte». Más tarde se supo que viajó a Estados Unidos donde cambió de personalidad y apariencia.

El calvario que vivió durante 21 años, Manual quedó en libertad y se reencontró con su familia.

Saliendo de la cárcel se reunió con su familia.
Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.