muere uno de Los principales implicados en la causa por Espionaje ilegal y extorsiones

Carlos Liñani, uno de los procesados en la causa por espionaje ilegal y extorsiones que se tramita en la ciudad bonaerense de Dolores, fue encontrado muerto este martes en su departamento del barrio porteño de Palermo.

Liñani estaba procesado en la investigación que se lleva adelante por supuesto espionaje ilegal en la justicia federal de Dolores y además tenía un procesamiento por defraudación en los Tribunales de Retiro.

Según fuentes policiales, el despachante de Aduanas y empresario fue hallado en su vivienda y se cree que se trató de un suicidio por emanación de gas, según información de la Policía de la Ciudad. El empresario fue hallado por personal de la comisaría vecinal 14B ayer a las 19:30, en el edificio donde vivía, en Soler al 6000, ante reportes de vecinos sobre un escape de gas desde un departamento del primer piso.

Los bomberos cortaron el suministro de gas de todo el edificio, se evacuaron todas las instalaciones y se forzó el ingreso al departamento con autorización de la fiscalía a cargo de Adrián Peres.

Liñani, de 48 años, fue encontrado muerto tendido sobre el piso del living y en el lugar, según el informe policial, se hallaron «varias cartas de despedida», supuestamente escritas por él.

Además, se informó que las «hendijas de puertas y ventanas estaban selladas con cinta», no había desorden, ni tampoco evidencia de un ingreso forzado.

Liñani estaba procesado sin prisión preventiva y pesaba sobre él un embargo de 5 millones de pesos en la justicia federal de Dolores por intento de extorsión en la causa por la que está detenido el falso abogado Marcelo D’Alessio.

Según la acusación, habría cometido este delito contra varias personas con la pretensión de forzar o direccionar sus declaraciones en el marco de la llamada causa ‘Cuadernos’. Liñani se presentaba como «colaborador» de D’Alessio y además estaba procesado en los Tribunales Federales de Retiro por haber mencionado, de manera falsa, tener vínculos con el fiscal Carlos Rivolo, quien lo denunció.

En Dolores se lo procesó por «asociación ilícita dedicada al espionaje ilegal y contraria a las previsiones de la Ley Nacional de Inteligencia, extorsión en grado de tentativa y tráfico de influencias».

En Comodoro Py tenía procesamiento confirmado por la Cámara Federal porteña por «defraudación» a raíz de invocar falsamente un supuesto vínculo con Rívolo, quien por entonces actuaba en la causa Cuadernos.

El supuesto experto en comercio exterior se involucró en el escándalo de Dolores a partir de una reunión con los hijos de Ricardo Barreiro, más conocido como el “jardinero” de los Kirchner, quien estuvo detenido en la causa de los cuadernos. De hecho, en 2018 se reunió con los Barreiro, en representación de D’Alessio, y en ese encuentro les aseguró que era inminente la detención de su padre, pero como la familia sospechó de algunas cosas, lo grabaron.

El fallecido Carlos Liñani