DSJ19 11 junio, 2021

Fue mientras hablaba de la condena a Patricio Pioli por «pornovenganza». Además contó que aún sufre las consecuencias por la viralización de esas imágenes.

En una sentencia histórica, este jueves el tatuador Patricio Pioli fue condenado a cinco años de prisión efectiva por «pornovenganza». En Flor de equipo (Telefe) abordaron el caso y Florencia Peña se quebró al recordar la filtración de sus videos íntimos. «Me sentí acusada y denigrada como mujer», aseguró.

Todo comenzó al presentar la noticia de la joven riojana que logró llevar a juicio a su exnovio después de que él difundiera en Internet videos sexuales en donde aparecían ambos. Notablemente conmovida, la conductora expresó: «Me genera mucha emoción este fallo porque yo padecí muchísimo cuando se filtró mi contenido íntimo».

En referencia a sus videos, Peña aclaró que no se trató de una ‘pornovenganza’, sino un hackeo. «Me sentí absolutamente acusada, denigrada como mujer y sentí que tenía que pedir disculpas por haber hecho eso en mi intimidad», sostuvo.

Entonces contó que una década después de la filtración de aquellas imágenes, aún sufre las consecuencias. «Todavía estoy con cinco juicios esperando una resolución», señaló. Acto seguido, remarcó: «Este tipo de delitos para nosotras es para siempre. Lo vivo todos los días cuando alguien pone el video en las redes o tengo que denunciar links».

«Es muy importante para nosotras sentirnos resguardados en este punto, así que me da mucha alegría el avance de las leyes y de los derechos de las mujeres», sentenció. Tras reconocer que le hizo daño muchas de las cosas que se dijeron y hasta que llegaran a cuestionar lo que hacía en la intimidad, concluyó con que es importante sentar precedentes en la Justicia.

El rol de sus amigos

Peña sufrió muchísimo cuando ese material salió a la luz. En febrero reveló que en un intento por levantarle el ánimo, la Negra Vernaci, Humberto Tortonese y Marley organizaron una reunión que fue un desastre.

En su ciclo recordó que la sentaron en la punta de la mesa y no hicieron más que reírse y hacer bromas durante toda la noche. «Ni bien pasó, yo no quería salir a la calle. Pero me citaron mis amigos. ‘Vení que te vamos a levantar el ánimo’. ‘Esto va a pasar Flor, vas a ver que va a pasar’. Yo estaba muy mal. Y yo pensé ‘bueno, el grupo va a hablarme en serio…’ Pero me empezaron a gastar desde que me senté hasta que me levanté», relató Flor.

«En un momento, Flor se largó a llorar», señaló el conductor dándole pie a su amiga, que recordó: «Este me pregunta ‘¿Estás llorando?’ Yo lloraba y ellos se reían'».