DSJ19 4 junio, 2021

El ámbar gris -una sustancia rara y muy valiosa en la industria del perfume, conocida como «oro flotante»- en el intestino de una ballena muerta.

A esta sustancia se le extrae un aceite para que el perfume dure más y se usa solo para los olores más exclusivos. Además, se trata de un material que no puede imitarse en laboratorios, por lo que su valor natural es enorme.

Para poder llevar a la ballena a la orilla, los pescadores tuvieron que pedir ayuda a otros nueve botes. Más de 100 personas intervinieron en la recuperación de los restos, la disección del cuerpo y la comercialización del ámbar.

Para evitar disputas, los pescadores acordaron un porcentaje por cada hombre antes de vender el récord de 127 kilos de ámbar gris -en general, no se suelen encontrar alrededor cantidades de más de cuatro kilos-. Luego lo vendieron por 1300 millones de riales yemeníes, lo que equivale a unos 1,5 millones de dólares.