DSJ19 21 mayo, 2021

La normativa indica que los directores no pueden percibir más del 90% que el sueldo de un ministro. Se aplica también a otros entes y empresas del Estado.

La Cámara de Diputados sancionó este jueves la ley que regula los sueldos de las autoridades de entes, empresas y agencias del Estado, los cuales no podrán ser superiores al 90% de la remuneración bruta total mensual que perciba un ministro del Poder Ejecutivo Provincial. La iniciativa fue impulsada por tres diputados del oficialismo: Juan Carlos Abarca, Rodolfo Jalife y José Luis Esteve.

La génesis de esto fue la polémica que desató el último aumento de los sueldos en el Ente Provincial Regulador de la Electricidad (EPRE) cuyos actuales miembros del directorio perciben salarios que superan varias veces lo que cobra el propio Gobernador.

Finalmente, luego de la aprobación de la normativa, se estableció una modificación que será aplicada a futuro. Sin embargo, desde el EPRE aseguraron que adherirán a la ley, lo que significa que se resignarán a cobrar menos del 50% que en la actualidad.

“La remuneración bruta total mensual, normal y habitual que por todo concepto perciba o puedan percibir las autoridades máximas de los entes centralizados o descentralizados, empresas, sociedades y agencias del Estado, o de las que éste forma parte, que existen en el ámbito del Poder Ejecutivo, con personería suficiente para actuar en la esfera del derecho público o privado, gocen o no de autarquía, o puedan ser creadas en el futuro, no puede ser superior al 90% de la remuneración bruta total mensual, normal y habitual que por todo concepto perciba el cargo de Ministro del Poder Ejecutivo Provincial”, destaca el texto aprobado.

Además, propone derogar toda disposición que diga lo contrario y que los entes, empresas y agencias estatales adecuen sus marcos normativos internos y reglamentos para cumplir con lo dispuesto en la regla sancionada.

Es preciso señalar que el tema generó polémica luego de que se conociera que los integrantes del directorio del EPRE, valiéndose de la facultad que tienen para fijarse los sueldos, en marzo se otorgaron aumentos desmedidos.

El vicepresidente, Oscar Trad, quien está a cargo de la presidencia tras el despido de Jorge Rivera Prudencio en diciembre pasado por agredir a un periodista, se fue de $504.000 a $615.000, es decir $110.000 más. Mientras que el vocal Roberto Ferrero pasó de $396.000 a $579.000 (un extra de más de $180.000) y el gerente General, Roberto Pelusso, percibía $201.000 y ahora están en $331.000 ($130.000 adicionales).

La resolución generó enojo en Casa de Gobierno, por lo que apuraron el proyecto para ponerle un freno a esta situación. Claro que los directores del EPRE como de otros entes tienen derechos adquiridos, por lo que quienes perciban más que el límite impuesto por la ley podrán seguir haciéndolo.