DIARIO DIGITAL DE LA PROVINCIA DE SAN JUAN ARGENTINA

Los incendios forestales que este lunes continuaban consumiendo hectáreas en las islas del Delta del río Paraná

El viceministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible de la Nación, Sergio Federovisky, anunció que este martes el Gobierno nacional ampliará la denuncia ante el Juzgado Federal de Victoria, en Entre Ríos.

Sería para identificar a los responsables de y que afectaban con el humo a la ciudad santafesina de Rosario.

En tanto, de acuerdo con el parte diario del Servicio Nacional de Manejo del Fuego (SNMF) difundido este lunes por la mañana, las provincias Entre Ríos, Santa Fe y Buenos Aires registraban focos activos de incendios forestales, mientras que el intendente de la ciudad de Rosario,Pablo Javkin, consignó en declaraciones radiales que el fuego afectaba «la zona que va desde Reconquista (Santa Fe) hasta Zárate (en la provincia de Buenos Aires)».

Según la información oficial, en Entre Ríos continuaban las llamas en los departamentos de Gualeguay, Victoria IV y Victoria V, mientras que fueron «controladas» en el sector Victoria III; en tanto Santa Fe registraba un nuevo foco activo en Rosario, por lo que «el fuego se propaga libremente y puede crecer»; y en la zona de Zárate se desató un incendio, luego de que se lograra extinguir otro foco que se desarrollaba en Campana.

En ese marco, el viceministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible anticipó que ampliarán la denuncia presentada el 15 de julio pasado con el fin de que se avance en la identificación de los dueños de los campos en los que se registran los incendios.

«Hicimos una denuncia el Juzgado Federal de Victoria que consistió en la entrega de los registros de las cinco cámaras de detección de humo y calor instaladas en el Delta; y del inicio, el tiempo y la georreferenciación de los focos de incendios que se produjeron en la zona entre mayo y mediados de julio», detalló en diálogo con Télam Sergio Federovisky.

En ese sentido, precisó que en la presentación realizada el 15 de julio pasado se solicitó al juez «que cruce esos registros con los datos catastrales para poder identificar la procedencia de los focos y a quién pertenecen los campos donde se inician esos incendios» con el fin de impulsar acciones concretas que deriven en el cese de la quema de pastizales en las islas del Delta del Paraná, ya que -se indicó- durante julio pasado se registraron más de 1.000 focos ígneos.

«Lo que haremos mañana es ampliar esa denuncia entregando los registros de los faros del 15 de julio hasta el día de hoy, es decir, la actualización de esa información», precisó el funcionario.

Las alertas de focos de incendios emitidas aumentaron de 181 en mayo, a 269 en junio, para escalar a 237 en la primera quincena de julio.

En tanto, los primeros estudios presentados por el Observatorio Ambiental de la Universidad Nacional de Rosario (UNR), consignaron que en las últimas horas se quemaron 10.000 hectáreas en el delta del Paraná.

La información entregada a la justicia por la cartera de Ambiente, proviene del programa «Red de Faros de Conservación del Delta del Río Paraná», creado en 2020 mediante la Resolución 432, una respuesta integral al problema ambiental del Delta, que consiste en establecer nodos de una red de áreas protegidas en diferentes puntos de la región para fortalecer la presencia institucional y operativa en el territorio, y desplegar un plan de detección temprana de incendios.

Los faros operativos se encuentran en la localidad santafesina de Puerto Gaboto, ubicado en el Parque Nacional Islas de Santa Fe; otro en la Reserva Natural Isla del Sol, en Villa Constitución, provincia de Santa Fe; la Reserva Municipal Isla Charigüé, ubicada frente a la ciudad de Rosario; el cuarto nodo se encuentra en las inmediaciones del Parque Nacional Pre Delta en Entre Ríos; y el quinto se instaló en el Parque Nacional Ciervo de los Pantanos, en la zona ribereña de la provincia de Buenos Aires, a la altura de Campana.

«El faro lo que hace es dar una localización precisa del lugar y del momento en que se inician cada uno de los focos«, indicó Federovisky.

No obstante, recordó que la función del Ministerio de Ambiente con respecto al Plan Nacional de Manejo del Fuego, es prevenir y combatir los incendios forestales», mientras que las sanciones «le corresponden a la justicia».

«Entendemos que, si esto se está reproduciendo y de manera tan brutal, es porque hay una sensación de impunidad absoluta, porque nadie es perseguido por una acción que hoy está prohibida, que es la de prender fuego en un área con un nivel de adversidad climática histórica», subrayó el viceministro.

El ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible, Juan Cabandié, se presentará este martes en el Juzgado Nacional de Victoria, Entre Ríos, e instó a la Justicia a que «indaguen y castiguen a los responsables» porque «estos incendios fueron producidos por la acción humana».

Cabandié hizo hincapié en la información georreferenciada que el Ministerio obtiene a partir de las imágenes provistas por los Faros de Conservación e imágenes satelitales.

«Los catastros están en manos del Gobierno de Entre Ríos y del juez de Victoria, Federico Martín, que es quien puede cruzar la geolocalización que le brindamos en junio del 2020 y que le damos permanentemente para que investigue e identifique quiénes son los dueños. Pasaron dos años y hay muy pocos avances», expresó.

Sobre las causas de los focos ígneos, el ministro dijo que «es importante destacar el problema de fondo y los intereses que se ponen en juego, como el cambio de uso de suelo que pretenden una parte del sector ganadero y del sector inmobiliario».

El Ministerio de Ambiente mantiene el despliegue de medios aéreos y personal para el combate de los incendios del Delta del Paraná, organizado en dos bases operativas, una en la ciudad bonaerense de San Pedro y otra la localidad santafesina de Alvear.

Fueron convocados por la cartera de Ambiente 100 brigadistas y personal de apoyo afectado al combate de incendios, pertenecientes a las brigadas Nacional Sur y Centro, de Parques Nacionales; la brigada forestal de Policía Federal Argentina y brigadistas de la provincia de Buenos Aires.

Los incendios activos se encuentran en las ciudades de Victoria y Gualeguay, provincia de Entre Ríos, y se encuentra extinguido el foco de Campana, provincia de Buenos Aires.

Debido a los incendios en los humedales, la ciudad de Rosario continuaba este lunes afectada por una intensa humareda, reflejada por el intendente local, Pablo Javkin, con imágenes a través de las redes sociales.

La humareda procede de un incendio que se originó este domingo por la tarde al norte del Arroyo Los Porteños y al sur del Arroyo Los Confines.

«No es fuego de productores ni de nada que esté calculado ni programado, sino es una actividad delincuencial», advirtió Javkin, quien volvió a apuntar a la quema intencional de pastizales.

El intendente pidió que la Justicia actúe sobre el tema de los incendios y que «los responsables vayan presos».

Por su parte, miembros de la Cámara de Diputados santafesinos anticiparon esta mañana que pedirán una reunión con el gobernador de Entre Ríos, Gustavo Bordet, y con el ministro de Ambiente de Nación, Juan Cabandié, para dialogar sobre la situación.

El diputado Juan Cándido (UCR-FPCS) dijo a medios locales que el objetivo del encuentro es obtener precisiones sobre «lo que están haciendo para prevenir y mitigar las quemas que tanto nos afectan».

Los focos ígneos permanecen en actividad frente a Rosario y alrededores, lo que trajo severas complicaciones para los ciudadanos que observaron durante todo el domingo cómo, junto al humo, caía una lluvia de hollín, producto de las quemas.

Ayer, los rosarinos denunciaron en redes sociales los problemas de salud que conlleva esta situación para quienes padecen dificultades respiratorias.

Actualmente la cortina de humo recorre un total aproximado de 130 kilómetros, por lo que la situación afecta no solo a Rosario sino a sus alrededores, lo que afecta también la visibilidad en las rutas.

Distintas organizaciones sociales anticiparon que analizan iniciar medidas de protesta y ya realizaron pintadas en las calles rosarinas, como por ejemplo en una escultura emblemática frente al río Paraná que este lunes amaneció con la leyenda: «Plomo y humo, el negocio de matar», en referencia a la escala ascendente de violencia y daño ambiental que sufre la región.

Los focos ígneos permanecen en actividad frente a Rosario y alrededores.
Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.